Enfermedades reproductivas

Los desórdenes reproductivos de las aves son el resultado de una compleja combinación de factores hormonales, fisiológicos y de conducta que reaccionan ante el fotoperíodo, disposición de alimentos y nidos. Determinadas situaciones de cautiverio pueden resultar en la inducción de actividad reproductiva y hormonal en una variedad de formas. La luz artificial puede interferir con el normal ciclo de luz anual, resultando en un ciclo hormonal anormal. La mayoría de las aves  mascotas no se dedican a tener crías ni tienen pareja. En algunos nidos, las aves pueden seleccionar una pareja fuera de lo normal, tal como su compañero humano más cercanos  y hacer un nido en alguna caja decorativa.  En la mayoría de los casos el  alimento se ofrece ad libitum a las aves de compañía, y es frecuentemente alto en grasa y en calorías, lo cual puede estimular la actividad reproductiva.

La reproducción en aves de compañía no es frecuentemente deseada. La producción de huevos y la activación del ciclo hormonal puede inducir  a procesos patológicos del sistema reproductivo o desordenes sistémicos y metabólicos. En el manejo reproductivo de aves de compañía, los límites territoriales son usualmente más pequeños que los que pueden tener en la naturaleza, lo cual puede inducir a comportamientos territoriales, incluyendo pero no limitado a agresiones, picaduras y/o excesiva vocalización. Por lo cual, los criadores tienen secretos médicos y métodos quirúrgicos que limitan el manejo reproductivo, producción hormonal y la inhibición o reducción de la producción de huevos.

POSTURA PROLONGADA

La postura crónica  de huevos ocurre cuando  hay posturas repetidas o posturas más largas de lo normal. Este proceso extenúa el tracto reproductivo y produce un deterioro serio del metabolismo particularmente en las reservas de Ca, todo lo cual puede predisponer a la hembra a peritonitis por la yema (ruptura de huevos, producción deficiente de la cáscara) y osteoporosis.

Los factores predisponentes que pueden estimular la producción de hormona reproductiva y postura prolongada incluyen incremento en el fotoperíodo, tipo de alimento, disponibilidad del mismo y la presencia o percepción de un macho.

En el cautiverio se dan una serie de factores, como la luz artificial, que rompe el ciclo normal de luz provocando un ciclo hormonal anormal (postura repetida), así mismo, la presencia del cuidador o dueño del ave es visto por el mismo como un compañero, por lo que se estimulará al verlo o al ser tocado por él, para iniciar un proceso de postura. Las dietas ricas en energía son un factor desencadenante en todo el cuadro hormonal mencionado.

Una pareja inusual puede ser la persona que maneja el ave, las cajas decorativas o juguetes pueden estimular actividad hormonal. Otra casita de aves en la misma jaula, en el mismo cuarto o simplemente escuchar a distancia un canto puede estimular fuertemente el drenaje reproductivo. Se sugiere que en algunas especies hay predisposición genética a la postura prolongada y un balance reproductivo hormonal normal deficiente.

Efectos de postura crónica

  • Se extenúa el tracto reproductivo
  • Deterioro metabólico: disminución de reservas de Ca
  • Peritonitis por ruptura de huevo

Comunícate con el veterinario para identificar el problema, la causa y las posibles soluciones.

Autor: colas

Compartir esta Publicación en